El Prado

En los tiempos en que los galenos consideraban la exposición a los rayos del sol y los baños de mar poco saludables –y eso que por aquellos años nadie hablaba por el Sur del agujero en la capa de ozono– llegó a estas latitudes un financista de Alsacia llamado José de Buschental (1802-1870), cuya propiedad y las mejoras que introdujo en ella, dieron lugar a mediados del siglo XIX al origen del barrio montevideano conocido como El Prado, en el que se afincaron numerosas familias de la clase adinerada. En una superficie de más de 100 hectáreas, al Noreste del centro de la capital, Buschental, que era un hombre de mundo y había frecuentado las cortes de Londres, Madrid, Lisboa y Río de Janeiro, estableció su quinta del Buen Retiro, en la que plantó árboles de distintas especies, canalizó y tendió puentes sobre el arroyo Miguelete, trajo animales exóticos, instaló el primer molino a vapor para moler el trigo, levantó un hotel, fue un pionero en el tendido de las redes ferroviarias y murió en Londres, a los 68 años, luego de haber fracasado en su intento de unir por ferrocarril Montevideo con Santiago de Chile a través de la cordillera de los Andes. El actual paseo del Prado, con sus parques, su rosaleda, el jardín botánico, el predio de la Asociación Rural del Uruguay –donde se realizan anualmente los concursos y exposiciones ganaderas, así como las domas de potros baguales (jineteadas) durante la llamada “Semana Criolla”, que coincide con la celebración cristiana de Semana Santa– constituye una estación obligada en cualquier recorrida para quien quiera aproximarse a aquel Montevideo esplendoroso del siglo XIX y a las más ricas tradiciones uruguayas. En este parque, el más antiguo montevideano, se pueden apreciar además, dos de los monumentos más importantes de la escultórica nativa, La Diligencia, de José Belloni y Los últimos charrúas, del que fueron autores Prati, Muñoz y Lussich. También, en sus inmediaciones se encuentran la residencia presidencial (Suárez y Reyes), el castillo de Soneira y el Museo Juan Manuel Blanes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *