La Calle de los Suspiros

En el barrio histórico, además de museos, reliquias y restos de la antigua ciudad amurallada, los visitantes podrán caminar por ‘La calle de los suspiros’, una pintoresca callejuela angosta, de suelo empedrado y cercada por coloridas y antiquísimas construcciones de barro y piedra, que los artistas plásticos con sus miles de versiones, han convertido en la más célebre de las calles uruguayas. Su nombre, tan romántico, tiene empero un origen bastardo. Se comenta que allí, en una de sus casas, funcionaba un prostíbulo, y los famosos suspiros provenían de las piezas en las que las meretrices atendían a sus clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *