Turismo Termal entre Naranjales

Los departamentos del litoral uruguayo, Salto y Paysandú, a los que se llega tomando la ruta 1, haciendo un desvío hacia la derecha e ingresando a la ciudad de San José, y continuando por la ruta 3, ofrecen a sus visitantes, a unos 300 kilómetros de Montevideo, la posibilidad de realizar un turismo totalmente diferente al que se desarrolla en el Sur y Este del país. Si usted llegó al Uruguay en los meses que el sol no invita a tirarse en las arenas de las playas, y quiere disfrutar de un saludable descanso, le recomiendo visitar alguna de las estancias turísticas que existen en el interior del país o pasar unos días en alguno de los complejos termales instalados en el litoral. Los más cercanos están en las termas de Guaviyú y Almirón,  en el departamento de Paysandú, cuya capital del mismo nombre, está unida a la ciudad argentina de Colón de Santa Fé, por el puente binacional General José Artigas, sobre el Río Uruguay. Además de sus instalaciones termales, de las que se extraen aguas a dos mil metros de profundidad, con temperaturas de entre 34 y 38 grados, estos complejos cuentan con toda la infraestructura turística para asegurar una confortable estadía. Las termas de Almirón, son las únicas de aguas saladas existentes en el país. Más al Norte, en el departamento de Salto, que compite con su vecino del Sur, anualmente, el crédito de ser el principal productor de cítricos del Uruguay, y quien más contamina el aire en los meses de invierno con el perfume de los naranjos en flor, hay otros dos grandes centros termales, Arapey y Daymán, con aguas ricas en yodo, hierro, calcio, magnesio y flúor. La temperatura de las aguas, en las termas de Arapey, donde hay cinco piscinas, es de 39 grados. Daymán posee las aguas termales más calientes de la región, promedian los 42 grados y pueden llegar a los 46 grados. También el primer parque de diversiones acuáticas de América del Sur.