Plaza Fabini o Del Entrevero

Se hace casi obligatorio detenerse por unos momentos en la plazoleta Eduardo Fabini, en cuyo centro, adornando una fuente luminosa, se encuentra otra de las piezas escultóricas más importantes de la ciudad, el Monumento al Entrevero, de otro célebre escultor uruguayo, José Belloni, que recrea una trenzada entre jinetes armados durante las batallas por la independencia nacional. Al caer la tarde, en su bello entorno ajardinado los montevideanos suelen sentarse a tomar mate o hacer un alto, en alguna de las terrazas allí instaladas para beber al calor del sol, en el invierno, y al fresco de la noche, en verano, una jarra de cerveza acompañada de panchos o chivitos, dos de los bocadillos más famosos de este lado del Río de la Plata. Desde ese mismo punto, alzando la vista y mirando hacia el Norte, se puede apreciar a la distancia, en los altos de la Avenida del Libertador, el Palacio Legislativo, una de las sedes parlamentarias más lujosas y hermosas de América del Sur, por la que los uruguayos sentimos un particular orgullo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *