Las Grutas

Descendiendo la cuesta del “lomo de la ballena”, en tránsito hacia el Este, antes de quedar de frente al mar y tener la primera visión a la distancia de la hilera de edificios que se extienden a lo largo de la Playa Mansa hasta la entrada de Punta del Este, protegida por la Isla Gorriti, saliendo de la ruta y haciendo un corto giro hacia la derecha, podremos conocer las Grutas de Punta Ballena. Al abrigo de los vientos, en una playa algo escondida, están abiertos en las paredes rocosas de la falda de la sierra, túneles de más de dos metros de altura por los que se puede transitar como por el interior de una casa, y sentirse como el hombre de las cavernas. Esas grutas sirvieron en un tiempo de vivienda a pescadores de la zona, así como a un grupo de jóvenes intelectuales bohemios, y en la más amplia de estas cuevas –de seis metros de largo por cinco de ancho y varios pasadizos–, actualmente en los meses de verano funciona una discoteca, se organizan fiestas privadas, certámenes de belleza y desfiles de modelos.